Qué hacer en Pátzcuaro Pueblo Mágico. 

Pátzcuaro

Pátzcuaro

Pátzcuaro es sin duda un auténtico Pueblo Mágico digno de  presumir a los turistas, su magia es impresionante, sus calles empedradas y la gente tan amable, entre otras cosas, te atraparan desde el momento en que llegues, aquí experimentarás una de las estancias más relajantes e increíbles que puedas imaginarte, ya sea en familia, en pareja o con amigos, para todos los gustos hay.

Si de comer se trata, no te preocupes, pues su gastronomía es reconocida a nivel mundial a través de sus cocineras y sus delicias típicas, si te adentras un poco más tendrás el privilegio de observar la belleza de cada uno de sus rincones, como  sus casonas antiguas de tejas rojas y un sinfín de detalles.

  • Pasa por la casa de los 11 patios, una visita imperdible, ya que en este conjunto de edificios coloniales encontrarás muchas artesanías y podrás ver algunos talleres donde los maestros artesanos trabajan.
  • Pasea por el muelle general donde salen las lanchas rumbo a janitzio y al resto de las islas del lago de Pátzcuaro, además de tener una increíble vista, podrás deleitar a tu paladar con los antijitos que hay a lo largo del muelle.
  • Si lo que buscas es un momento de relajación y un paisaje inolvidable, la mejor opción es el mirador del cerro del Estribo, en donde tendrás una vista panorámica del lago y sus islas, esto al norte de Pátzcuaro.
  • Por el hospedaje ni te preocupes, pues sus hoteles son muy cómodos, con un ambiente romántico y rústico.
  • Pasea por la plaza Vasco de Quiroga, en donde desde muy temprano puedes disfrutar el delicioso aroma del café en algún restaurante de la plaza, prueba las delicias típicas y da un paseo al rededor entre los portales y callejuelas.
  • Si eres de los que buscan artesanías, no dejes de visitar el Mercado de artesanías de madera, donde encontrarás una variedad de figuras de madera hechas a mano y finamente decoradas.
  • El día de muertos en Pátzcuaro es una de las fiestas más importantes de la zona, donde sus calles, panteones y pueblos aledaños se visten de flores y grandes ofrendas, mientras que el lago se ilumina con velas flotantes.

En tus próximas vacaciones o paseo de fin de semana considera este grandioso Pueblo Mágico, pues será una experiencia como ninguna y además un recuerdo para siempre, consintiendo a tu paladar con los tradicionales chongos zamoranos, refrescando tu garganta con la bebida típica como el atole de grano, y lo más importante respirando aire limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *